Tarta Sacher: chocolate para pedir perdón


Buf! Os tengo que pedir perdón por abandonaros todos estos meses. Cuánto tiempo sin pasarme por aquí. Menos mal que en los blog no salen telarañas 😉

Para compensaros y ganaros vuestro perdón, me reactivo con mi receta de Tarta Sacher que ha triunfado entre todos aquellos que la han probado.

Para los que no la conozcais, esta tarta es originaria de Viena y tiene toda una historia a su alrededor. Su receta es secreta y sólo conocida por los herederos de su creador en el Hotel Sacher de Viena. Pero es posible encontrar muchas versiones por la red que se acercan bastante al sabor de la original. Que por cierto, si no la habeis probado, ¡vale la pena!

Bueno, no me enrollo más, y os dejo mi receta:

Ingredientes:

Para el Bizcocho:

  • 110g Margarina a temperatura ambiente
  • 110g Azúcar glass (si no teneis, yo también he utilizado azúcar normal pasado por la picadora)
  • 150g Chocolate de postre (55%-60%-70%)
  • 6 Huevos a temperatura ambiente (separados)
  • 110g Azúcar
  • 110g Almendra tostada molida
  • 100g Harina
  • 10g de levadura química
  • Mermelada: en la tarta original vienesa, se utiliza de albaricoque, pero a mi me gusta más con mermelada de frambuesa.

Para el glaseado:

  • 150g Nata liquida de postres (25% materia grasa)
  • 150g Chocolate de postre (55%-60%-70%)
  • 30g Mantequilla o margarina

Elaboración:

  1. Empezaremos con el bizcocho: Mezclar el azúcar glass y la margarina a temperatura ambiente con la batidora de varillas.
  2. Fundir el chocolate al baño maría (o al microondas).
  3. Añadirlo a la mezcla del punto 1 y mezclar hasta que quede bien incorporado.
  4. Añadirle las 6 yemas de huevo poco a poco mientras seguimos mezclando.
  5. A continuación le añadiremos las almendras tostadas trituradas.
  6. Montar las claras a punto de nieve incluyendo un poco del azúcar normal y mezclando el resto cuando ya esten bastante montadas.
  7. Incorporar poco a poco en la base para la masa de bizcocho las claras a punto de nieve, removiendo con una espátula de goma o lengua, con movimientos envolventes de abajo a arriba, intentando que no queden grumos. Es importante no utilizar más la batidora a partir de este punto o se perdería volumen.
  8. Mezclar la levadura y la harina y añadirlo a la mezcla anterior tamizado.
  9. Verter la masa en un molde previamente enharinado (por tradición, la tarta Sacher es redonda, así que el molde devería ser redondo 😉 ).
  10. Finalmente, cocerlo al horno a 170ºC durante unos 40min. Como siempre, el tiempo es aproximado y depende mucho de cada horno. Utilizaremos el truco de pinchar el bizcocho con un palo para saber cuando está totalmente cocido.
  11. Pasado el tiempo necesario, desmoldar el bizcocho, abrirlo por la mitad y rellenarlo con la mermelada (he leído que hay quien bate la mermelada previamente, pero yo no lo he hecho nunca).
  12. Ahora sólo queda hacer el glaseado que lo cubrirá. Para ello, pondremos la nata liquida en un recipiente al fuego hasta llevarla a ebullición.
  13. Cuando hierva, retirar del fuego y añadir (mientras está caliente) el chocolate de postre troceado que iremos removiendo hasta que funda y quede bien integrado.
  14. Añadirle la margarina a temperatura ambiente y removerlo bien.
  15. Para cubrir bien el bizcocho con el glaseado, yo lo pongo encima de una rejilla alta (utilizo el accesorio que venía con el microondas para acercar los platos al grill) con una bandeja o plato grande debajo (para recoger el chocolate sobrante y evitar una catástrofe en la cocina).
  16. Una vez tenemos el bizcocho en posición, echar el chocolate aún líquido por encima del bizcocho hasta que quede totalmente cubierto. Sobretodo, NO TOCAR este chocolate o no quedará bien.
  17. Finalmente, dejar enfriar por lo menos 1h en la nevera antes de servir.

Y a disfrutar!

Como veréis, no es una receta excesivamente difícil de hacer, aunque sí bastante… “entretenida”.

Para mí, lo que resulta más complicado es conseguir que el glaseado de encima quede liso y con su brillo particular (aunque creo que ya le voy pillado el tranquillo al tema). Los grandes chefs nos dicen que tiene que ver con la temperatura del chocolate, pero por mi experiencia el truco consiste en tener un chocolate suficientemente líquido para que al bañar el pastel cubra bien, pero no suficientemente espeso para que agarre sobre el bizcocho y NO tengamos que TOCARLO una vez se ha echado. Con esto sólo, ya habremos conseguido mucho.

¿Me direis qué tal os ha quedado?

Anuncios

4 comentarios el “Tarta Sacher: chocolate para pedir perdón

  1. Pingback: Pastel de Nemo | Perlas de Colores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s